miércoles, 15 de diciembre de 2010

Yo confieso..

Que soy un muchacho sensible (suena a cliché pero es cierto, y es jodido empezar esta serie de confesiones diciendo soy un muchacho sensible, pero es cierto). 
Que me conmueve viajar en combi con viejitas que le preguntan cada cinco minutos al cobrador ¿falta mucho para…? porque me hacen recordar a mi abuela y me dan ganas de decirle, sonriendo, oye tia, ya no jodas, yo te voy a avisar cuando lleguemos. 
Que, a veces, los días soleados me ponen de buen humor -sobre todo si llegan con un ligero airecito helado- a pesar que odio el sol, el calor, la playa y todo lo que se le parezca. .
Que, desde niño, tengo el mismo tipo de pesadillas (y que, a veces, ya no dan miedo). 
Que me encanta caminar sin rumbo por Miraflores y cuando estoy a punto de desesperarme por no encontrar lugar a dónde ir entro a Ripley o Saga a comprarme cosas que no necesito que, luego de comprarlas, se vuelven necesarias. 
Que a veces puedo ser un poco materialista. 
Que disfruto demasiado una buena conversación. 
Que, al contrario, evado conversaciones misias con excusas tontísimas. 
Que ya no me da ganas de hacer nada por compromiso. 
Que estudiar medicina es muy divertido. 
Que cuando deje de ser divertido, dejaré de hacerlo.
Que siento firmemente que nadie debería trabajar en algo que no le parezca divertido. 
Que desde los 6 años me encanta la música. 
Que, de niño, escuchaba Nirvana.
Que soñaba algun dia jugar basket con Bugs bunny y Michael Jordan en Space Jam.
Que, de niño, estaba obsesionado con las peliculas de Star Wars.
Que siempre quise tener un programa de radio. 
Que siempre quise tener un programa de televisión. 
Que soy un curioso de la gran puta. 
Que sé que a mucha gente le caigo mal y me da exactamente igual.
Que la música me pone de un humor demasiado paja. 
Que a me encanta responder es que tomo redbull todos los días cuando son las 4 de la tarde y alguien me pregunta cómo así sigo fresquito sin haber dormido semanas. 
Que la gente que usa nextel me parece subnormal. 
Que, a pesar de todo, extraño como nunca el colegio.
Que desde muy pequeño sabía qué era el punk pero no sabía que se llamaba punk. 
Que ayer me asusté horrible. 
Que he descubierto que se duerme más rico en una cama bien tendida. 
Que mi papá me llevaba al estadio de chiquitito a ver a Alianza y mi mama pensaba q estabamos en el cine. 
Que mi mamá nunca me dejó tener el pelo largo en el colegio. 
Que los dos mayores placeres en la vida son comer y dormir.
Que no me gusta estar lejos de casa mucho tiempo. 
Que he aprendido que no hay que creer en todo lo que uno lee. 
Que soy germofóbico. 
Que soy paranoico. 
Que, a veces, cuando me siento medio triste la más pequeña de las tonterías me puede provocar una carcajada y así vuelvo a la normalidad. 
Que guardo celosamente todos mis albumnes de los mundiales. 
Que me parece misio cuando me dicen ¿todavía usas el mismo cel? (y que solo sonrío y por dentro respondo sí, imbecil). 
Que la vida, en general, es muy aburrida. 
Que extraño el olor de los libritos de cassettes originales gringos. 
Que siento que la universidad solo limita mis ideas neoliberales. 
Que quiero ser documentalista como el cazador de cocodrilos.
Que quiero escribir un libro. 
Que comer y dormir pueden competir con ver a KIZZ en vivo a pocos centimetros del escenario. 
Que cuando me preguntan qué estudio respondo medicina y siempre se sorprenden. 
Que me da flojera socializar. 
Que odio el cigarro. 
Que odio que la gente fume a mi lado. 
Que odio que un fumador no tenga la delicadeza de preguntarme si me va a joder que prenda su mierda. 
Que colecciono zapatillas. 
Que me divierte tomarme una chela en el techo cuando llueve.
Que me encanta botar cosas que ya no me sirvan. 
Que no me gusta discutir. 
Que evado las confrontaciones. 
Que me encanta abrazar. 
Que me encanta que me abracen. 
Que me encanta besar.
Que llore cuando murio Goku y tambien cuando resucito el papa de Upa (solo los que vimos Dragon Ball entenderan este sentimiento) y que a veces por eso, y por muchas otras cosas más (sobre todo las que he escrito aquí), me siento el ser más tonto del universo porque, aunque no lo crean -y suene a cliché- soy un muchacho sensible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario