miércoles, 7 de septiembre de 2011

Ansiedad

"La vida no termina de gustarme todavía. Y más vale que se vaya poniendo interesante de una vez. Más le vale. Por eso, la idea es sacarle el jugo mientras dure. Me exaspera pensar en la cantidad de canciones que no he escuchado, de libros que no he leído, de corazones que no he roto, de ciudades que no he visitado, de dolores que no he sentido, de carnes, frutas, licores y drogas que no he probado, de palabras que no he dicho, de idiomas que no he hablado, de secretos que no he conocido, de abrazos que no he dado, de hijos que no he criado, de labios que no he besado, de historias que no he oído, de conversaciones que no he entablado, de errores que no he perpetrado, de disculpas que no he pedido, de cartas que no he escrito, de playas que no he conocido, de golpes que no he asestado, de ternuras que no he sentido, de venganzas que no he cobrado, de cuerpos que no he tocado, de fugas que no he emprendido, de regalos que no he recibido, de regalos que no he dado, de amores que no he tenido, de gusanos que no me he tragado, de velocidades que no he alcanzado, de miradas que no he sostenido, de religiones que no he profesado, de dinero que no he despilfarrado, de heridas que no he inferido, de heridas que no he curado, de aguas que no he navegado, de batallas que no he peleado, de rendiciones que no he firmado, de alturas que no he conseguido y, sobre todo, de despeñaderos por los que todavía no he rodado. Todo esto me impacienta mortalmente, me saca de quicio. Si no fuera por estas únicas razones, no me importaría, si se ofrece, morirme mañana mismo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario