domingo, 25 de septiembre de 2011

Cómo abrir los archivos PDF protegido por contraseña

Encontré este programa en la web cuando ya estaba al borde del colapso porque mi iPad no podía abrir unos documentos en PDF que sin darme cuenta decían "PROTEGIDOS".

Se trata del PDF Unlocker, un programa gratuito que permite desbloquear y abrir documentos PDF protegidos por contraseña.

No importa cual sea la contraseña, el sistema lo desbloqueará. Además es muy facil de usar, cuando abras el programa solo tenes que arrastrar el PDF protegidos por sobre el icono PDF Unlocker como se ve en la imagen:

pdf-unlocker

Y ya está, el programa se encargará de lo demás. Ahora podrás ver que hay dentro de esos PDF protegidos por contraseña.
Y lo más importante ya podrás abrir esos documentos en el iPad.
Totalmente recomendable, para descargarlo has click aquí.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Esclavo de tu propia mente

Dos policías tocaban la puerta potentemente, interrumpiendo la consulta actual. Una compañera salió a pedirles que esperen su turno, pero prepotentemente querían ingresar al consultorio. Referían tener a un reo del Penal de Picsi consigo, que venía a su control y que según ellos la consulta estaba demorando mucho.

Ingresó enmarrocado (esposado) al consultorio de psiquiatría, custodiado por dos efectivos policiales del Penal, armados con escopetas y chalecos antibalas, quienes una vez dentro se negaban a salir y a quitarle las esposas. Por más que se les pidió amablemente abandonar el consultorio y quitarle las esposas al paciente, éstos se negaban. Empezaron las discusiones entre el médico y los policías. Llegó la asistenta social, pero tampoco los hizo entrar en razón. Hasta que llegó el director del Hospital y logró convencerlos.
De mala gana salieron del consultorio, no sin antes quitarle las esposas al reo.
Unas notables marcas rojas alrededor de sus muñecas, evidenciaban lo apretadas que estaban las esposas. Éste se sentó, miró sus manos libres por unos momentos, y suspiró.

Juan como lo llamaremos, es un joven de 32 años, recluido en el Penal de Picsi cerca de 8 años, con diagnóstico de esquizofrenia. 
Vivía con su madre y hermana, su padre los había abandonado cuando eran pequeños. La situación de pobreza en la que vivían hizo que su madre esté fuera de casa todo el día ejerciendo diferentes oficios, como lavar ropa, empleada doméstica, recogiendo botellas de plástico para poder venderlas.
Juan y su hermana, quien también tenía rasgos esquizoides, se quedaban en casa, hacían manualidades que luego salían a vender, para así poder subsistir y ayudar a su madre.
Una tarde, él y su hermana tuvieran una conversación que cambió el rumbo de sus vidas. 
Su hermana le preguntó - ¿Juan, tu eres feliz? Él respondió-"No, y tu?" - "Tampoco". Ella prosiguió: "¿Por qué no nos matamos? Así dejamos de ser una carga para nuestra madre". - "Sí, tienes razón" dijo Juan.
Ella dijo: "Mañana, cuando mamá salga a trabajar, nos matamos. Aquí te dejo dinero para que compres campeón (veneno para ratas) y lo tomamos" Juan asintió con la cabeza.
Llegó la noche y Juan no podía conciliar el sueño, unas voces le hablaban, y le decían, "No seas tonto! ¿Es que no te das cuenta que te está engañando? Ella quiere matarte, hará que tomes el veneno tú primero y luego ella no se matará. No dejes que te haga esto! Véngate!"

A la mañana siguiente, su madre salió a trabajar, Juan y su hermana se quedaron solos. Él salió al mercado supuestamente a comprar el veneno. 
Llegó a casa con una bolsa negra, el la cual traía una botella con un líquido trasparente. Encontró a su hermana sentada en la máquina de coser. La miró fijamente. Abrió la botella y la empezó a rociar con este líquido. Su hermana confundida no entendía lo que pasaba. Juan encendió un fósforo y se lo tiró. Su hermana ardía en llamas. Desesperada corría por toda la casa. Emitía unos gritos desgarradores mientras Juan observaba. 
En su mente pensaba, lo logre! No pudo engañarme! Mientras su hermana se quemaba viva.

Juan había ido al mercado como acordó con su hermana, pero en lugar de comprar el veneno para matarse ambos, atormentado por las voces que escuchaba, fue a comprar kerosene para estropearle el plan a su hermana, que según esas voces, quería matarlo.

Aquellos gritos desgarradores alertaron a los vecinos quienes fueron en auxilio de la joven. Llegó la ambulancia y los bomberos. Juan totalmente desconcertado entró en crisis. Justo cuando intentaba huir, llegó la policía, quien lo detuvo y lo condujo a la comisaría, mientras los paraméidos auxiliaban a su hermana.
Su hermana tuvo quemaduras de segundo y tercer grado en el 80% de su cuerpo, pero no murió. Quedó postradas, pero los médicos le salvaron la vida.
Desde entonces Juan está recluído en el Penal de Picsi, purgando condena, atormentado aún por aquellas voces, las cuales trata de alejarlas...

JJCustodio II

Lip Dub en la Facultad de Medicina de Valencia


lipdubvalencia
Según  Wikipedia, un lipdub o lip dub (“doblaje de labios”) es un vídeo musical realizado por un grupo de personas que sincronizan sus labios, gestos y movimientos con una canción popular o cualquier otra fuente musical. Se suele realizar en una sola toma (plano secuencia), en la que los participantes hacen playback mientras suena la música en un reproductor móvil. No importa la calidad del sonido de la toma porque es en la edición posterior cuando se incorpora la canción como banda sonora. Con estos vídeos, sus autores, además de realizar de forma colectiva una experiencia creativa, muy divertida y sin complicaciones técnicas, suelen tratar de mostrar el buen ambiente en una institución determinada.
En la Facultad de Medicina de Valencia nos sorprenden con un increíble y divertido vídeo que desde luego les robará unas cuantas sonrisas. Lo adjunto a continuación, esta buenísimo!
Se animarían a hacer uno en la Facultad?

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Ansiedad

"La vida no termina de gustarme todavía. Y más vale que se vaya poniendo interesante de una vez. Más le vale. Por eso, la idea es sacarle el jugo mientras dure. Me exaspera pensar en la cantidad de canciones que no he escuchado, de libros que no he leído, de corazones que no he roto, de ciudades que no he visitado, de dolores que no he sentido, de carnes, frutas, licores y drogas que no he probado, de palabras que no he dicho, de idiomas que no he hablado, de secretos que no he conocido, de abrazos que no he dado, de hijos que no he criado, de labios que no he besado, de historias que no he oído, de conversaciones que no he entablado, de errores que no he perpetrado, de disculpas que no he pedido, de cartas que no he escrito, de playas que no he conocido, de golpes que no he asestado, de ternuras que no he sentido, de venganzas que no he cobrado, de cuerpos que no he tocado, de fugas que no he emprendido, de regalos que no he recibido, de regalos que no he dado, de amores que no he tenido, de gusanos que no me he tragado, de velocidades que no he alcanzado, de miradas que no he sostenido, de religiones que no he profesado, de dinero que no he despilfarrado, de heridas que no he inferido, de heridas que no he curado, de aguas que no he navegado, de batallas que no he peleado, de rendiciones que no he firmado, de alturas que no he conseguido y, sobre todo, de despeñaderos por los que todavía no he rodado. Todo esto me impacienta mortalmente, me saca de quicio. Si no fuera por estas únicas razones, no me importaría, si se ofrece, morirme mañana mismo."

sábado, 3 de septiembre de 2011

Método Socrático

"Los buenos intentos no valen nada: primero debes saber que no sabes nada"

El método Socrático se basa en la idea de que el conocimiento es algo que no se puede dar, sino que cada quien debe descubrirlo por sí mismo. así que la única forma de ayudar a alguien a aprender algo es haciéndole preguntas que le ayuden a razonar su camino a la verdad.

Lo verdaderos maestros socráticos no dan clase, sino que aplican exámenes cruzados a sus estudiantes para ayudarlos a descubrir las debilidades de sus propias posiciones. Es la mejor manera de enseñar.

Creer, sin analizar detalladamente todas las evidencias, que nuestra teoría es la mejor posible, es la peor venda en los ojos que podamos tener.

Cuando enfrentamos contradicciones o la ignorancia, lo que nos guía más exitosamente a lo largo de los cambios de la vida, es nuestra capacidad de razonar a nuestra manera para llegar a nuevas conclusiones. Pero para usar la razón apropiadamente, debemos primero darnos cuenta que hay algo que no entendemos del todo.
El Método Socrático se dirige a hacer que los estudiantes se den cuenta que no saben tanto como pensaban. Esto está en desacuerdo con el sistema educativo actual, que intenta desarrollar la autoconfianza de los estudiantes al destacar sus logros más que sus errores.
Lo que los estudiantes necesitan no es aprender cómo es el mundo, sino cómo pensar a pesar del hecho que no siempre sepamos cómo es el mundo.

Darse cuenta que no sabemos mucho es sólo la primera parte del método socrático. La segunda parte del método Socrático: El método de la hipótesis.
En el Fedón, Sócrates le dice a Cebes: "En todos los casos, primero establezco la teoría que creo que será la más sólida".
El siguiente paso del método de la hipótesis es hallar más evidencias a favor de nuestro teoría.
En el Fedón, nuevamente Sócrates le dice a Cebes que después de elegir una hipótesis, "cualquier cosa que parezca estar de acuerdo con ella - en referencias a las causas - supongo que es verdad y cualquier cosa que no lo parezca, supongo que no es verdad".

Si estamos dispuestos a desechar la mejor hipótesis a la primera señal de problemas, nunca llegaremos a ningún lado con cualquiera de nuestras opiniones, porque siempre habrá algunos elementos sin explicación, algunas opciones del tipo "sí, pero..." que nos impedirán seguir con nuestra hipótesis.
Antes de descartar nuestra mejor hipótesis en favor de otra, hay que darle la mejor y más convincente defensa posible. En base a la testarudez de Sócrates, radica la creencia que si dudamos de nuestro mejor juicio, no podremos tomar las decisiones importantes que permitirán que el caso avance.

El método socrático es, por tanto, paradójico. Por una parte, para practicarlo hay que admitir que no se conoce la verdad. Por otra parte, hay que actuar de forma tan convincente como si se estuviera seguro de que se sabe la verdad. 

Pero, ¿qué pasa si uno está equivocado?  Esta es la razón por la que una ves que no hemos aventurado con una hipótesis basada en lo que pensamos que sabemos, necesitamos que otros nos reten para hacer un examen cruzado en nosotros. Necesitamos que nos cuestionen para descubrir si hemos hecho alguna suposición incorrecta, si hemos utilizado suficiente evidencia para apoyar nuestra conclusión o si hemos elegido nuestra hipótesis basándonos en prejuicios personales inaceptables (aunque quizá no nos hemos dado cuenta).
Estamos clavados en la creencia que nuestros profesores, superiores y líderes tiene la razón. Muchas veces dejamos de pensar, o bien aceptamos las posturas de los otros (aún cuando estemos en desacuerdo con ellos) o somos "tolerantes" y los dejamos que "crean lo que quieren". Nunca olvidar que siempre de debe confrontar las ideas de los demás.

Como dijo Sócrates, necesitamos personas que nos confronten. Si los demás están de acuerdo con nosotros o "están de acuerdo para no estar de acuerdo con nosotros" solo para evitar comprometernos en un debate, estaremos confinados a nuestra pequeña realidad. Necesitamos a alguien que se erija frente a nosotros.
Así como las luchas físicas, las confrontaciones intelectuales también duelen. Pero llevan a nuestros más grandes descubrimientos.

Meningitis Bacteriana - Hallazgos en el LCR